El SAS pagará 367.000 euros por una sucesión de negligencias

La paciente sufrió una perforación de esófago y no recibió el tratamiento adecuado.

El perito judicial dice que ‘se atendió más a los fríos protocolos que al sentido clínico’.

Francisco Sivianes (de Bufete Sivianes), letrado de la denunciante. «Nunca hemos perdido la fe», asegura.

La protagonista de esta historia tenía 25 años cuando una negligencia médica le cambió la vida. Ella prefiere ocultar su nombre, así que en este texto será B.C.C., pero su relato merece ser contado al completo. Un relato de sufrimiento en toda su extensión, sin siglas, que se desarrolló en los quirófanos y en los tribunales de justicia.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acaba de reconocer el derecho de B.C.C. a ser indemnizada por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) con 367.838 euros más los intereses correspondientes como consecuencia de una serie de negligencias médicas que estuvieron a punto de costarle la vida.

La joven, diagnosticada de acalasia -trastorno del esófago que provoca vómitos y atragantamientos- fue intervenida para corregir este problema el 30 de junio de 2010 en el Hospital Virgen Macarena. Durante esa intervención, efectuada mediante laparoscopia, se produjo el primer error: una perforación de esófago. El equipo que la operó advirtió el problema y le hicieron una sutura con la que lo dieron por solucionado.

Fallo multiorgánico

En los días siguientes, sin embargo, las cosas se complicaron. La joven asegura que la tuvieron «un poco abandonada» y, pese a las molestias y la fiebre, le empezaron a suministrar alimentos líquidos y sólidos. La paciente empeoró progresivamente hasta derivar un fallo multiorgánico. Nueve días después fue operada de urgencia. Le quitaron parte del estómago; y, en posteriores intervenciones, el resto del estómago, el esófago y el bazo.

El perito judicial Carlos Pera Madrazo asegura en su informe que «se atendió más a los fríos protocolos que al sentido clínico». La asistencia sanitaria recibida por la paciente fue «deficitaria y contraria a la lex artis», concluye el TSJA. Pero las negligencias no terminaron ahí. Hubo más en el proceso de reconstrucción, culminado en marzo de 2011 en el Hospital Virgen del Rocío, al que fue derivada.

Después llegó el proceso judicial. Y tampoco fue fácil: el juzgado de lo Contencioso Administrativo no consideró en primera instancia las razones de B.C.C., decisión que ahora rectifica el Alto Tribunal Andaluz: «El TSJA ha entendido la clara negligencia, en primer término, y la posterior infracción de la lex artis; hace un estudio muy detallado del caso y aprecia nuestras consideraciones», explica Francisco Sivianes (de Bufete Sivianes), letrado de la denunciante. «Nunca hemos perdido la fe», asegura.

Publicada el 02/02/2014
Fuente: FRANCISCO JAVIER RECIO  www.elmundo.es
https://www.elmundo.es/andalucia/2014/12/02/547da10cca474184298b4571.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *